inginterior

Día de la Tierra. Un aislamiento que nos llama a la conciencia


21/04/2020

En el contexto de la pandemia del COVID-19 y la crisis climática, la naturaleza está enviando un “mensaje de auxilio”, dice el director de Medio Ambiente de la ONU, Inger Andersen.

El Día Internacional de la Madre Tierra, que se celebra hoy 22 de abril desde hace 50 años, es una portunidad para reforzar la conciencia entre los seres humanos. Los cambios en las formas de convivencia y movilización durante este tiempo de aislamiento social y sus visibles efectos en la naturaleza y urbes del mundo, invitan a reflexionar sobre el impacto de nuestras acciones. "El cuidado de la Tierra es responsabilidad colectiva y hay que fomentar esta armonía", afirma el funcionario de ONU.

Aunque de forma parcial la actividad humana ha parado por el COVID-19, las huellas de siglos de producción contaminantes siguen causando estragos. El mes pasado fue uno de los marzos más cálidos jamás registrados, según el servicio europeo Copernicus sobre cambio climático. Además, se calcula que existen unos 30 millones de especies animales y vegetales distintas en peligro de extinción en el mundo

Para fines de 2020, las emisiones globales de carbono deben disminuir 7,6% y continuar disminuyendo en esa misma proporción cada año durante la próxima década para que podamos mantener el calentamiento global por debajo de 1,5˚C a fines de siglo, según el Informe sobre la Brecha de Emisiones 2019 del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

La actual pandemia de COVID-19 es un claro recordatorio de la vulnerabilidad de los humanos y del planeta frente a amenazas de magnitud global. El daño descontrolado a nuestro medio ambiente debe ser abordado.

En su respuesta a los impactos socioeconómicos de COVID-19, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, señaló que "si hubiéramos avanzado más en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, podríamos enfrentar mejor este desafío".

El 22 de abril es un recordatorio oportuno de que debemos aprovechar las oportunidades que nos ofrece el mundo natural para crear empleos verdes y estímulos económicos sostenibles, tomar medidas urgentes para evitar un calentamiento global insostenible y asegurar un futuro saludable y digno.

Desde Veneta abogamos por la innovación tecnológica respetuosa con el ambiente, ofreciendo servicios de digitalización, equipamiento y otros servicios que apuntan al uso eficiente de recursos, entendiendo que como pyme cumplimos un rol muy importante en la promulgación de prácticas responsables y sostenibles que protejan nuestra Madre Tierra.